Todo lo relacionado con la Medicina Actual
x

Criterios Diagnóstico para Desórdenes Funcionales Gastroduodenales (ROMA II)

junio 1st, 2008 Posted in Gastroenterologia
Compartelo en tus redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El diagnóstico de un desorden funcional gastroduodenal siempre presupone la ausencia de una explicación estructural o bioquímica de los síntomas

B1. Dispepsia funcional

Al menos 12 semanas, no necesariamente consecutivas, en los 12 meses anteriores de:

  1. Síntomas persistentes o recurrentes (dolor o malestar centrados en la parte superior del abdomen);

  2. Falta de evidencia de enfermedad orgánica (observada por endoscopía digestiva alta) que pueda explicar dichos síntomas; y

  3. Falta de evidencia de que la dispepsia es aliviada exclusivamente por la defecación o se encuentra asociada a un cambio de la frecuencia de la defecación o forma de la materia fecal (por ejemplo, ausencia de intestino irritable).

B1a. Dispepsia de tipo ulceroso: El síntoma predominante es un dolor o molestia en el centro superior del abdomen.

B1b. Dispepsia similar a la dismotilidad: El síntoma predominante es una sensación desagradable o molesta sin llegar a dolorosa, centrada en la parte superior del abdomen; esta sensación puede caracterizarse o asociarse a una sensación de estómago lleno, saciedad precoz, hinchazón o nauseas.

B1c. Dispepsia inespecífica: Pacientes sintomáticos cuyos síntomas no cumplen los criterios de una dispepsia de tipo ulceroso o similar a la dismotilidad.

B2. Aerofagia

Al menos 12 semanas, no necesariamente consecutivas, en los 12 meses anteriores de:

  1. Deglución de aire observada objetivamente; y

  2. Eructos molestos y repetitivos.

B3. Vómito Funcional

Al menos 12 semanas, no necesariamente consecutivas, en los 12 meses anteriores de:

  1. Frecuentes episodios de vómitos, que ocurren al menos en tres días separados en una semana a lo largo de tres meses;

  2. Ausencia de criterios para un desorden de la alimentación, rumiación, u otra enfermedad psiquiátrica mayor de acuerdo al DSM-IV;

  3. Ausencia de vómito auto-inducido o de medicación inductora del vómito; y

  4. Ausencia de anormalidades intestinales o sistema nervioso central, y enfermedades metabólicas que puedan explicar el vómito recurrente.

Douglas A. Drossman. ROME II: The Functional Gastrointestinal Disorders, Second Edition

Compartelo en tus redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

You must be logged in to post a comment.