Todo lo relacionado con la Medicina Actual
x

Cómo valorar la respuesta al tratamiento de la osteoporosis

mayo 31st, 2008 Posted in General
Compartelo en tus redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La osteoporosis es una enfermedad con alta morbimortalidad, cuya trascendencia es debida a que predispone al desarrollo de fracturas. Por ello, el tratamiento de esta enfermedad va dirigido a evitar la aparición de las mismas.

Sin embargo, y a pesar de que la fractura constituye la consecuencia auténticamente trascendente del fracaso terapéutico, no debe considerarse exponente del mismo, dado que puede deberse a factores ajenos a la falta de respuesta, como puede ser la predisposición intrínseca de la enfermedad al desarrollo de fracturas o la tendencia a las caídas.

Por ello, al igual que sucede en otras enfermedades, como las cardiovasculares, tenemos que utilizar otras variables para valorar la respuesta terapéutica (variables subrogadas), que, en el caso de la osteoporosis, son la densidad mineral ósea (DMO) y los marcadores de la remodelación ósea (MRO).

La DMO es el marcador subrogado más próximo de que disponemos.

Los fármacos actuales, además de disminuir el riesgo de fractura, aumentan la masa ósea. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los cambios en la DMO suelen ser tardíos (1-2 años), y además se discute qué criterio utilizar para definir qué variación de la misma puede considerarse significativa (¿pérdida de masa ósea con respecto al valor basal?, ¿pérdida de masa ósea mayor que el mínimo cambio significativo?).

Finalmente, algunos de los fármacos utilizados en el tratamiento de la osteoporosis, concretamente los antirresortivos, reducen de forma intensa y precoz los marcadores de la remodelación, por lo que podrían ser útiles como complemento de la DMO, aunque la variabilidad de los resultados que se obtienen en la práctica clínica diaria limita su utilidad.

Comentarios clínicos. J M Olmos Martínez  J Martínez García  J González Macías. Departamento de Medicina Interna. Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Universidad de Cantabria. Santander. España. Tomado de Rev Clin Esp 2008; 208: 247 – 250

Compartelo en tus redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

You must be logged in to post a comment.