Todo lo relacionado con la Medicina Actual
x

Menopausia. Concepto. Manifestaciones clinicas.

Julio 1st, 2008 Posted in Ginecología
Compartelo en tus redes SocialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Concepto

La palabra menopausia viene del griego mens, que significa mes y pausi, interrupción. Por eso menopausia la definimos como el cese definitivo de las menstruaciones y se entiende por tal la fecha de la última regla.

Hay que considerar e insistir en que la menopausia es una etapa más en la vida de una mujer. Así como la pubertad constituye el período en que la mujer adquiere su madurez sexual y reproductora, la menopausia representa la pérdida de dicha capacidad reproductora.

En esta época los ovarios cesan en sus funciones principales de producción de estrógenos y secreción hormonal.

Hay que definir otro concepto, como es el de climaterio, que comprende dos períodos: el de la premenopausia, que es un período anterior a la menopausia y de un inicio difuso y la postmenopausia, que comienza a partir del primer año de la menopausia.

En algunas mujeres, el cese de las menstruaciones es brusco, y en otras puede ir precedido por períodos irregulares menstruales o períodos de amenorrea, para volver posteriormente a menstruar.

Para hablar de menopausia debe haber un período de 6 a 12 meses sin reglas, en edad menopáusica y con análisis hormonales que lo confirmen.

En cada mujer es variable la edad de aparición. Podría decirse que alrededor de los 40 años, los ovarios sufren una serie de transformaciones progresivas, hasta que se llega al total agotamiento folicular, base ésta de la menopausia.

Edad de aparición

La premenopausia suele comenzar alrededor de los 40 años. Entre los 44-46 años aparecen los primeros sofocos y desarreglos menstruales, que marcan el inicio de la perimenopausia que se extenderá hasta 1 año después de la última menstruación.

La menopausia puede ser natural o espontánea o quirúrgica cuando se extirpan los ovarios.

La edad de la menopausia varía según los países. En Norteamérica se sitúa en los 49,8 años. En los Países Bajos en 51,4 años y en Nueva Guinea y África Central en 44 años.

Podrían influir las condiciones nutricionales en la edad de aparición de la menopausia. Es el ejemplo de Nueva Guinea, que en las regiones más atrasadas se sitúa en 43,6 años y en 47,3 en las zonas donde las condiciones alimentarias son mejores.

Se observa un retroceso en la edad de la menopausia. Hay también un aumento del número de menopáusicas, debido al pico de natalidad que hubo hace 50 años, así como al aumento de la longevidad femenina.

Perfil hormonal

La menopausia puede definirse como una pérdida de la respuesta ovárica a la estimulación de las gonadotropinas.

Al no disponer de folículos el ovario, su secreción esteroidea está prácticamente abolida y por el clásico mecanismo de retrocontrol, el nivel de gonadotropinas hipofisarias se elevan.

Hay un aumento de la hormona foliculoestimulante (FSH) y de la hormona luteinizante (LH) siempre mayor el de la primera que el de la segunda.

Los esteroides sexuales

Estrógenos

Disminuyen intensamente la secreción de estrógenos. Los niveles de estradiol y estrona, a nivel venoso ovárico, son muy bajos. Los estrógenos circulantes no son secretados directamente por el ovario, sino que provienen en su mayor parte de la conversión de andrógenos en estrógenos a nivel adiposo. El tejido adiposo y el músculo poseen un material enzimático que permite la aromatización de los andrógenos en estrógenos.

En el tejido adiposo es donde la androstendiona se convierte en estrona.

Progesterona y 17-hidroxiprogesterona

Presentan valores muy bajos tras la menopausia que, según los autores, es de origen suprarrenal.

Andrógenos

Dehidroepiandrosterona (DHEA) es segregada por la suprarrenal. El nivel de DHEA observado en la menopausia es inferior al del período de la actividad ovárica. Se atribuye a una alteración de la biosíntesis suprarrenal.

Androstendiona plasmática

Disminuye un 50% después de la menopausia. Los dos tercios circulantes provienen de la secreción suprarrenal y el tercio restante de la secreción ovárica.

Testosterona

Un 50% proviene de la suprarrenal y un 50% del ovario por secreción y conversión de la androstendiona en el tejido adiposo y muscular.

Resulta paradójico que a pesar de la producción disminuida de andrógenos, se observan manifestaciones virilizantes a lo largo de la menopausia. Esto se explica por la ausencia de las dos hormonas antiandrógenas que son el estradiol y la progesterona, por lo que los andrógenos tienen una actividad aumentada sobre sus receptores.

Clínica de la menopausia y climaterio

El gran descenso de los estrógenos circulantes que tiene lugar en la menopausia es el origen de diversas manifestaciones clínicas a corto y largo plazo, especialmente óseas y vasculares. En las de corto plazo se encuentran las manifestaciones vasomotoras.

Los sofocos se manifiestan por una sensación de malestar seguida de vasodilatación generalizada con aumento de la temperatura cutánea (1º) y aceleración del ritmo cardíaco. Es una sensación desagradable y pasajera que suele comenzar en la parte baja del cuerpo y sube hasta la cabeza, acompañándose a veces de enrojecimiento facial y sudación en tronco, cuello y cabeza.

Estos síntomas no siempre se presentan juntos, suele haber sofocos sin sudación, palpitaciones o rubor. Suelen ser bastante molestos para la mujer, que trata de buscar alivio, quitándose la ropa, abriendo las ventanas o recurriendo al abanico. Su frecuencia y duración varían de una mujer a otra y en una misma mujer. Su duración media es de 30 segundos, pero pueden durar desde unos segundos hasta media hora.

Los síntomas vasomotores parecen ser más frecuentes en las mujeres que han sufrido una doble ooforectomía, incluso cuando se ha realizado después de la menopausia.

El sofoco se produce como una respuesta del sistema nervioso a un supuesto aumento del calor corporal, provocando vasodilatación, aumento del flujo periférico y sudación para perder calor periféricamente y disminuir así la temperatura corporal central. Este mecanismo vasodilatador se produce por una alteración transitoria y aguda del centro termorregulador hipotalámico en la que el nivel normal del termostato desciende y la temperatura corporal es considerada como elevada, lo que desencadena lo antes citado.

El descenso del nivel de estrógenos es el desencadenante que producirá el sofoco y la mayor parte de la sintomatología climatérica.

Como este síntoma no aparece en deficiencias primarias, o en la pubertad, se supone que la disminución del estrógeno tiene que partir de un nivel dado.

Alteraciones psicológicas

Dichas alteraciones han sido estudiadas por varios autores y dan resultados contradictorios.

Por observación, sin embargo, se han visto con frecuencia síntomas psicológicos durante esta etapa, con mayor importancia en el año que precede al cese de las menstruaciones.

Las quejas más comunes suelen ser: ansiedad y nerviosismo. Existe una tendencia aumentada al estrés. Refieren falta de concentración, disminución del rendimiento, pérdida de memoria, disminución de la capacidad de decisión y falta de autoestima.

La etiología es multifactorial, ya que el bienestar emocional depende tanto de factores individuales como socioculturales.

Los estrógenos endógenos están implicados en el bienestar emocional a través de los neurotransmisores del sistema nervioso central, especialmente la serotonina. Estos neurotransmisores tienen un efecto positivo sobre el humor y los estrógenos son, en parte, responsables del mantenimiento cerebral de niveles adecuados de neurotransmisores.

El estradiol estimula la síntesis e inhibe el catabolismo de la serotonina. La retirada de los estrógenos afecta a la respuesta psicológica al estrés.

Todo esto hace que aparezca o se dé a demostrar la sintomatología psicológica.

Este síntoma de depresión es reversible en un gran número de casos al corregir el déficit hormonal. Si la terapéutica es inadecuada y se producen niveles excesivos de estradiolinemia, el síntoma de depresión es reemplazado por manifestaciones de ansiedad e irritabilidad parecidas a las del síndrome premenstrual.

La libido está disminuida. Podría reforzar esto la sequedad vaginal y la dispareunia. También aparecen trastornos del sueño. Existe dificultad para conciliar el sueño, que es ligero, se despiertan de madrugada y ya no vuelven a dormir.

La atrofia del tracto genital es una consecuencia a medio plazo. No aparece al principio, sino tras varios meses de carencia estrogénica. La atrofia y esclerosis vaginal son causa de una dispareunia molesta.

Desaparecen las secreciones vaginales, las mucosas vulvovaginales se atrofian, decoloran, adelgazan y sangran fácilmente al contacto. La piel sufre igualmente los efectos de la carencia estrogénica, se adelgaza, disminuye su vascularización, contenido en agua y su actividad mitótica y desaparecen las fibras elásticas.

A largo plazo, aparece la osteoporosis. La deprivación estrogénica total de la menopausia es responsable de la aceleración de la pérdida ósea en la mujer. Desde el tercer decenio de la vida, la masa ósea total disminuye un 3% cada 10 años. Después de los 50, el grado de pérdida ósea permanece igual en los hombres, pero se acelera bruscamente en la mujer hasta alcanzar del 1% al 2% anual. Hacia los 75 años, tras 25 de carencia estrogénica, la mujer ha perdido cerca del 25% de su hueso cortical y la mitad de su hueso trabecular.

Una masa ósea baja está asociada con fracturas de cadera, vértebras, antebrazo y otras localizaciones. La incidencia de fracturas de cadera en personas mayores de ambos sexos parece aumentar con la edad de forma exponencial, pero más notablemente en las mujeres, en las que a la pérdida de masa ósea producida por el hipoestronismo se añade la del envejecimiento.

Enfermedad cardiovascular

A partir de los 50 años, la incidencia y prevalencia de la enfermedad cardiovascular es mayor en las mujeres, cosa que antes de esa edad la es en los hombres.

Hay más mujeres que hombres, que en edades elevadas de la vida, mueren por causa de una enfermedad cardiovascular. Se ha sugerido que los niveles estrogénicos en la vida fértil de la mujer la protegen y que la pérdida de estos estrógenos podría ser la responsable del incremento de la incidencia de la enfermedad coronaria en la mujer.

La menopausia es un factor de riesgo, ya que se asocia a una serie de alteraciones que pueden favorecer la arterioesclerosis que es la causa más frecuente de enfermedad cardiovascular.

El metabolismo lipídico es distinto en la mujer y en el hombre y estas variaciones se han relacionado con la acción del estradiol. Hasta los 50 años, los niveles de triglicéridos femeninos son inferiores a los de los hombres. Tras este período aumentan en la mujer y se aproximan a los del hombre. Iguales diferencias se observan con respecto a las lipoproteínas.

En la menopausia aumentan la lipoproteína de muy baja densidad (VLDL). La colesterolemia total no presenta diferencias significativas entre el hombre y la mujer, sin embargo; la mujer posee mucho más colesterol circulante en forma de lipoproteínas de alta densidad (HDL), factor que se considera como depurador del colesterol tisular. Este aumento representaría un factor de protección vascular específico del sexo femenino. En la menopausia desciende este nivel, aunque siempre es superior al del hombre. Este factor de protección vascular, aunque se encuentra siempre presente a lo largo de la vida femenina, no parece ser suficiente por sí sólo para impedir el aumento de riesgo vascular.

En la menopausia aumenta el nivel de lipoproteínas de baja densidad (LDL), y este factor contribuye al aumento de riesgo vascular.

Con respecto a la presión arterial, aumenta con la edad tanto en el hombre como en la mujer. Este aumento es más rápido en la mujer a partir de la postmenopausia. Este aumento afecta más a la presión diastólica, modificándose poco la sistólica.

La deprivación estrogénica del período menopáusico expone a la mujer a un riesgo vascular acrecentado por el hecho de la alteración de la pared vascular, la modificación del metabolismo lipídico y el aumento de la presión arterial.

Sistema nervioso central

Los niveles elevados de estrógenos se relacionan con un aumento de la actividad y del estado de alerta y con una mayor velocidad de los movimientos de las piernas y de los movimientos finos de las manos. Los datos existentes sobre el efecto de los estrógenos sobre las funciones cognitivas provienen de estudios realizados con terapia sustitutiva.

Se ha sugerido efecto positivo en la memoria, especialmente en la verbal. Parecen mejorar la memoria y la capacidad para realizar las actividades cotidianas de las mujeres con enfermedad de Alzheimer leve o moderada.

Extracto de Medicine. 2002;08:4349-52. C Laparte Escorza.  M García Manero.  MJ Galán Ugartemendia. 

 

Compartelo en tus redes SocialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

You must be logged in to post a comment.

  • Enlaces de Interes

  • Partner links