Todo lo relacionado con la Medicina Actual
x

Alimentación parenteral en Pediatria. Factores ambientales y químicos asociados a su estabilidad

Junio 16th, 2008 Posted in Nutricion
Compartelo en tus redes SocialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Introducción:

La alimentación parenteral (ALPAR) es muy usada en Pediatría en enfermos que no pueden recibir los aportes nutricionales requeridos por vía digestiva. Sin embargo, tiene riesgos de alteraciones físico-químicas y con ello, de complicaciones en el paciente.

Objetivos:

Comparar las prescripciones de ALPAR en Servicios de Pediatría y neonatología de 2 hospitales, en cuanto a las recomendaciones nutricionales y características de su administración en relación a las normas nacionales; describir el impacto de algunos factores ambientales que pueden afectar su estabilidad.

Pacientes y Métodos:

Se seleccionaron al azar 99 ALPAR aportadas a enfermos hospitalizados en Unidades Pediátricas y Neonatales de dos Hospitales públicos de Santiago, evaluándose su forma de administración e insumos utilizados por 24 horas. Se constataron algunas características fisicoquímicas: modificaciones en aspecto (observación directa), cambios de pH (pHmetro) y las temperaturas medioambientales por 24 h en forma continua mediante termómetro ambiental.

Resultados:

Las prescripciones de las ALPAR se ajustaron a las recomendaciones nutricionales. Hubo una variabilidad en los insumos usados en la administración de la ALPAR según Unidad y Hospital. Se observó mayores temperaturas ambientales en las Unidades de Neonatología (28,1 ± 1,7 ºC) en comparación a Pediatría (26,5 ± 1,4 ºC), sin una evidente asociación con alteraciones de su estabilidad.

Conclusiones:

Las ALPAR en hospitales públicos cumplen con los requerimientos nutricionales pediátricos; pero no existe uniformidad en la forma de administrarlas. Se requiere mejorar las guías nacionales respecto a su organización general, insumos utilizados y precauciones en cuanto a condiciones ambientales.

Rev Chil Pediatr 2007; 78 (3): 277-283

 

Compartelo en tus redes SocialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

You must be logged in to post a comment.

  • Enlaces de Interes

  • Partner links