Todo lo relacionado con la Medicina Actual
x

Cáncer de Vejiga

Junio 3rd, 2008 Posted in Oncologia
Compartelo en tus redes SocialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Epidemiología.

El cáncer de vejiga (CV) es la neoplasia maligna más frecuente del tracto urinario, y la undécima más común a nivel mundial. Es el cuarto tumor más frecuente en hombres y el noveno en mujeres. Las mayores tasas de incidencia se encuentran en América del Norte y Noroeste de Europa, mientras que las más bajas se sitúan en China y Japón. Sin embargo, las variaciones geográficas en la incidencia del CV son menores que las observadas en otros tumores. Es más frecuente en varones de raza blanca, de áreas urbanas, con edad media al diagnóstico de 65 años.

La mayor parte de los casos diagnosticados se presentan como tumores de bajo grado y superficiales, multifocales (sincrónicos o metacrónicos) que en su historia natural pueden evolucionar a una fase invasora y finalmente metastásica.

Etiopatogenia.

El tabaco principalmente y factores ocupacionales asociados a tóxicos industriales (cauchos, cueros, cables eléctricos), fármacos (ciclofosfamida, analgésicos, agentes alquilantes), comsumo de grasas, consumo de cafe, esquistosomiasis e infecciones urinarias recurrentes son los principales factores etiológicos.

Patología.

El 90%-95% de los CV son carcinomas de células transicionales que suelen asentar en el trígono o en las paredes laterales, con un patrón de crecimiento papilar.

Clínica.

La hematuria indolora es el síntoma de presentación principal.

Los síntomas irritativos (urgencia, polaquiuria, disuria, dolor) aparecen en un 20% de los casos, siendo más frecuentes en pacientes con CIS. Según la localización del tumor pueden aparecer síntomas obstructivos por afectación de uno o ambos uréteres; en el primer caso puede pasar desapercibido o provocar dolor lumbar ipsilateral y en el segundo puede ocasionar anuria.

En tumores localmente avanzados pueden aparecer síntomas por la infiltración de estructuras contiguas: dolor en miembros inferiores por afectación de ramas nerviosas, rectorragias y estreñimiento por afectación rectal, fístulas y obstrucción intestinal por infiltración intestinal, linfedema en miembros inferiores por obstrucción vascular linfática o venosa de la pelvis y dolor pélvico, metrorragias y fístulas por invasión de útero y vagina, en mujeres.

Cuando existe afectación metastásica pueden aparecer síntomas secundarios a la localización de la misma (dolor en la afectación ósea, etc.).

Diagnóstico.

Se basa en la ecografía, citología urinaria y urografía intravenosa, y la confirmación mediante cistoscopia y biopsia-resección transuretral.

Estudio de extensión y estadificación.

Se realiza mediante TAC y gammagrafía ósea principalmente y se aplica el sistema TNM y de Jewet-Marshall.

Tratamiento.

En el CV superficial se realizará resección transuretral y tratamiento adyuvante intravesical con BCG, citostáticos e interferón alfa-2b.

En el CV invasivo, la cistectomía radical es el tratamiento estándar.

En el CV metastásico, el tratamiento es básicamente paliativo, aunque existen diversos estudios con quimioterapia paliativa y terapia biológica.

Extracto de Medicine. 2005;09:1749-57. JI Martín Valadés.  JL López González.  R Molina Villaverde.  M Arroyo Yustos. 
Compartelo en tus redes SocialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

You must be logged in to post a comment.

  • Enlaces de Interes

  • Partner links