Todo lo relacionado con la Medicina Actual
x

Avances en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 y la enfermedad cardiovascular

Mayo 31st, 2008 Posted in Endocrinologia
Compartelo en tus redes SocialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

POTENCIADORES DE INCRETINA

La nutrición enteral proporciona un estímulo insulinotrópico significativamente más potente si se compara con una exposición intravenosa a glucosa, que cause una elevación de la glucemia similar. A esto se la ha denominado efecto incretina.

Las incretinas explican hasta un 60% de la respuesta de insulina posprandial. Los dos péptidos intestinales predominantes identificados que producen un efecto de este tipo son el péptido de tipo glucagón 1 (GLP-1) y el péptido inhibitorio dependiente de glucosa (GIP).

Péptido de tipo glucagón 1

El péptido de tipo glucagón 1 (GLP-1) es uno de los varios productos peptídicos cuyo código se encuentra en el gen del pre-proglucagón.  En las células pancreáticas, el principal producto producido a partir de este gen es el glucagón.

En cambio, el GLP-1 es producido en las células L situadas en las regiones distales del intestino delgado y el colon. Tiene dos formas circulantes, la 7-37 amida y la 7-36 amida. El GLP-1 tiene una semivida corta, puesto que es degradado rápidamente por la enzima multifuncional dipeptidil dipeptidasa IV (DPP-IV) y no es eliminada por el riñón.

La liberación de GLP-1 es desencadenada por la presencia de nutrientes en el estómago y el intestino proximal, y se cree que es inducida por controles neurales o humorales, y no por los propios nutrientes.

El GLP-1 se encaja en un receptor acoplado a proteína G estructuralmente diferenciado. Este receptor es expresado ampliamente y se encuentra en las células a y b de los islotes, el tejido nervioso central y periférico, el corazón, el riñón, el pulmón y el tubo digestivo.

El GLP-1 retarda el vaciado gástrico, reduce la motilidad gástrica y fomenta la saciedad.

El GLP-1 es una incretina potente, que estimula la secreción de insulina de manera dependiente de la glucosa.

Activa la proteincinasa A, potencia la transcripción génica, aumenta la síntesis de insulina y estimula la proliferación de las células b en los animales y en cultivos celulares.

Algunos datos recientes han puesto de manifiesto que tiene una actividad en la regulación del crecimiento y la diferenciación de las células b y en una reducción de la apoptosis con prolongación de la supervivencia de las células β , tanto en los roedores como en el ser humano.

El GLP-1 inhibe también la liberación de glucagón. Además, reduce el consumo de alimento de los animales y del ser humano

Una característica importante del efecto insulinotrópico del GLP-1 es que se observa tan sólo en respuesta a la glucosa plasmática elevada. Esto difiere de la liberación de insulina inducida por las sulfonilureas, que puede ser independiente de la glucemia, lo cual plantea el riesgo de hipoglucemia. Esta dependencia de la glucosa constituye una ventaja respecto a los secretagogos de insulina actualmente utilizados.

Los pacientes con diabetes tipo 2 presentan una disminución de la liberación de insulina, que se debe principalmente a la reducción de la secreción de GIP, con una mejor preservación de la respuesta al GLP-1. La infusión de GLP-1 intravenosa de corta duración y la infusión subcutánea crónica en pacientes con diabetes tipo 2 mal controlada normalizó la glucemia y produjo una reducción de peso corporal de 1,9 kg. Los efectos del GLP-1 que producen saciedad y pérdida de peso y que potencian la respuesta insulinotrópica a la glucosa han llevado al desarrollo de sustancias miméticas del GLP-1 inhibidores de DPP-IV para el tratamiento de la diabetes.

Extracto de Rev Esp Cardiol 2008; 8: 62 – 72

Compartelo en tus redes SocialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

You must be logged in to post a comment.

  • Enlaces de Interes

  • Partner links